Empleados 2.0

Por mucho que avancen las tecnologías, el principal factor para que las empresas progresen son sus empleados, con el CEO a la cabeza.

Las empresas son sistemas complejos compuestos por múltiples elementos de diferente naturaleza. Así, nada tiene que ver un ‘plazo de entrega’ con el ‘servicio de vigilancia’, o el ‘cuadre bancario de final de mes’ con el ‘logotipo corporativo’. Nada que ver, salvo los empleados que tejen la red de actividades que, conectadas, conforman una realidad funcional, económica, cultural y social con identidad propia.

La trascendencia del factor humano hace que éste sea acreedor de una especial atención, pues si ya de por sí puede ser difícil conectar procesos, aplicaciones informáticas y tablas de datos – todos ellos parametrizables – no hablemos de la dificultad de gestionar las emociones, circunstancias personales, conocimientos asimétricos o hábitos adquiridos de las plantillas.

La transformación digital en la que estamos inmersos no puede quedarse en simple evolución tecnológica cuya irrupción, a veces abrumadora, no siempre es fácilmente absorbible por parte de las empresas. Su verdadera potencia solo puede venir de la mano de los profesionales que usen sistemática y adecuadamente esa tecnología.

El buen desempeño de los empleados – y su felicidad – depende de que las organizaciones sean capaces de metabolizar los constantes cambios y alinear los principios de la transformación digital a la cultura corporativa.

Implantada una cultura de Empleados 2.0 solo nos queda esperar los nuevos retos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.