Somos SISTEMA

La principal responsabilidad que las empresas ponen en manos de sus empleados es nada menos que la de la subsistencia. Puede sonar grandilocuente, pero los sistemas de gestión y el desempeño diseñado a través de ellos sirven en última instancia a a ese fin.

Tal nivel de transcendencia debe inculcarse a las plantillas con el objetivo de conseguir un compromiso por encima de la mera ejecución de tareas, pues la realidad nos dice que solo desde el sentimiento real de pertenencia se logran tejer, mantener y mejorar los engranajes del sistema.

Los empleados 2.0 ponen en práctica comportamientos con un beneficio directo para la organización:

  1. Comparten con sus compañeros y con sus equipos la información corporativa que conocen y que no es confidencial.
  2. No hacen que sus interlocutores tengan que buscar o pedirles información que ellos tienen a mano. Utilizan herramientas colaborativas.
  3. Escriben correos electrónicos claros y concisos. No olvidan identificar el asunto.
  4. Completan sus peticiones y sus informaciones con contexto y con datos, no con literatura.
  5. No ponen en copia de un correo electrónico a alguien sin antes haberse preguntado por qué y para qué.
  6. Comparten trucos informáticos. Enseñan a los demás a trabajar eficientemente.
  7. Utilizan los canales adecuados para informar de las incidencias operativas. Saben que el correo electrónico es un ineficiente y tonto muro de lamentaciones.
  8. Despliegan las herramientas de productividad adecuadas a cada situación. Evitan interrumpir y dan una respuesta apropiada cuando son interrumpidos.
  9. Preguntan a los clientes si están atendidos. No lo dan por supuesto.
  10. Se alegran y se sienten partícipes por lo bueno que le sucede a su empresa. Se preocupan en primera persona por lo malo.
  11. Sonríen.

Nuestras acciones repercuten directa y constantemente en nuestro entorno, tanto para reforzarlo como para debilitarlo. Como parte del sistema, su fortaleza o sus grietas repercutirán directa y constantemente en nuestro desempeño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.