Un momento para el COMPROMISO

Como sociedad vamos a vivir pocas veces situaciones tan graves como la derivada del coronavirus.

En este contexto es necesario activar el modo «aquí estoy para lo que necesitéis», sea o no sea lo que está definido en nuestras funciones, roles o procedimientos. Los servicios que deben seguir funcionando en las empresas están pasando por dificultades a las que no es fácil dar respuestas «de manual». No es momento para cogérsela con papel de fumar o para entrar en un «si me toca o no me toca». No dudemos en colaborar para cubrir las fisuras que dejan la imprevisibilidad y la incertidumbre en nuestros sistemas de actividad preparados para gestionar rutinas.

El compromiso no se mide en golpes de pecho ni en discursos grandilocuentes.

El compromiso se mide en comportamientos solidarios.

Y al final de la crisis, que las empresas valoren si su modelo de gestión de personas ha resistido uno de los momentos más complicados a los que han tenido (y tendrán) que enfrentarse nunca…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.